Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2012

21 de diciembre de 2012, llegó la hora de creer en el amor, de abrir tu corazón y transmitir el mensaje de paz para la humanidad

Hace unos meses, tuve el privilegio de producir, conjuntamente con un grupo maravilloso de profesionales de la música, el semillero de amor y tolerancia llamado ¨El Mundo que soñé¨, una canción llena de luz que llegó para remover los sentimientos de dolor y desesperanza de un pueblo polarizado y dominado por la violencia, el miedo y la lucha por los egos y las diferencias.


El Mundo que soñé, lleva ese nombre porque fue producto de una visión o dicho más fácilmente de un sueño nocturno en estado de semi-conciencia. Pero eso no es lo importante, lo importante es que para hacer ese sueño realidad se sumaron más de 70 personas en los que luego llamamos, la Gestión voluntaria Cantamos por la paz de Venezuela y el mundo, porque como ustedes saben, toda criatura debe tener un nombre para que cree su propio campo energético personalizado, así nació este bello voluntariado donde participaron diseñadores gráficos, productores, periodistas, publicistas, camarógrafos, directores cinematográficos…

Todo comenzó por un sueño III Parte

CANTAN POR LA PAZ Juan Carlos Perez Soto, Fernando Osorio y Eduardo Osorio





La gestión voluntaria Cantamos por la Paz de Venezuela y el mundo se ha dado la tarea de reunir a talentosos cantantes venezolanos e internacionales para realizar un tema musical que lleve un mensaje de amor y esperanza a Venezuela y a toda la humanidad con motivo de celebrarse este 2012 el año internacional de la paz, al tiempo que culmina un ciclo importante del calendario Maya, que da inicio a una nueva era de luz y fe en todo el mundo.


Esta iniciativa corresponde también a una necesidad imperativa de llamar a la unión entre hermanos, a la tolerancia y al respeto por la vida misma, en un intento por llegar, a través de este canto, a los corazones de nuestros pueblos que se han dejado llevar por la agresividad, la violencia y las diferencias políticas, raciales y sociales, indicó Patricia Carlés, Coordinadora general de esta gestión voluntaria por la paz. 
El Mundo que soñé Así es como se titula la canción compue…

Todo comenzó por un sueño - II parte

La semana pasada estrenamos nuestro logo de lujo, diseñado por Amaya Arenilla y Rocco Amendolara (están en mi facebook para quienes quieran contactarlos), ellos también se sumaron a la gestión voluntaria, aportando este corazón con el símbolo de la paz, que recopila en sus cuadrantes de amor, imágenes muy representativas de nuestra tierra;  el Auyantepuy, nuestra flora y fauna venezolana, las Orquídeas, el Turpial y el Araguaney, y por su puesto, la bandera tricolor, escoltado todo por dos alegres palomas de la paz que cierran el círculo de la frase clave de esta gestión voluntaria: Cantamos por la Paz de Venezuela y el mundo. Mil gracias a estos talentosos diseñadores gráficos, ubicados en el sur de la Florida.


También aprovecho para anunciar que se incorporaron al proyecto  R-Vin y Mike , mejor conocidos como Los chicos del Ghetto, su música de trova urbana ya está conquistando posiciones en la nueva generación, con su mensaje de amor y de protesta a la vez, (les adjunto el enlace …

Todo comenzó por un sueño...

En una madrugada de hace ya varios años soñé con una canción que invitaba  a la fe, al amor, a la paz del mundo entero, veía tribus africanas danzando al repicar de los tambores, con máscaras, atuendos y pinturas en sus rostros, celebrando la unión, la cosecha, la paz.

Veía músicos circulando por aeropuertos, con guitarras, flautas, y teclados...Pantallas gigantes por todos lados que proyectaban tribus cantando y danzando desde distintas partes del mundo, y mientras tanto, dos músicos lideraban el canto; eran Juan Carlos y Fernando, con sus guitarras y su voz, sonreían a Dios agradeciendo a la lluvia, al sol, a la vida, al amor. Sus voces y su música se fusionó con otra voces y otra música y lograron abrir los corazones de la humanidad. La gente sonreía y lloraba también, agradecidos por aquella melodía llena de energía, de luz...

Y ese sueño quedó allí, como una historia mas en el recuerdo, como una estrella fugaz que solo deja la sensación de su luz en la retina. No fue sino hasta h…