Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2015

Restaurando la luz que hay en mí

Durante los últimos días me he estado preguntando si realmente uno puede hacer una pausa en el tiempo, y es que si realmente es cierto que todo está escrito y que no se cae un cabello de la cabeza de nadie sin que Dios ya lo haya dispuesto, entonces este tema del libre albedrío queda como en el limbo de la incomprensión y eso de la pausa en el tiempo es solo un don para los extraterrestres, o para las películas como Back to the Future, pero no para nosotros los mortales quienes aun estamos aprendiendo a superar la torta que pusimos hace miles de años cuando éramos una civilización llena de luz, conocimiento y poder hasta que decidimos matarnos entre nosotros mismos y ahora estamos aquí nuevamente, unas cuantas reencarnaciones después, buscando el camino de vuelta a casa, es decir, aprendiendo a ser nuevamente seres humanos bondadosos, compasivos, generosos, serviciales y amorosos para ver si recuperamos la conciencia creadora de la que fuimos dotados en el principio de los principios…

Estar casado no significa estar preso

Casi todos los matrimonios se enfrentan a los retos de supervivencia moderna que sobrevienen una vez que se ha pasado la etapa de la conquista en la pareja. En esa primera fase, la del enamoramiento, cada quien da lo mejor de sí; ella, siempre arregladita, tolerante y seductora, él, todo caballero, perfumado y detallista. Luego deciden casarse y muchas veces se gastan hasta la fortuna que no tienen en la fiesta de boda, en ocasiones, deciden divorciarse antes del primer año de casados, a veces, sin haber pagado el fiestón.
En el mejor de los casos sobreviven a la fiesta de boda y deciden tener una familia; entonces llegan los hijos. Aaah!, los frutos del amor y la prosperidad. Los niños siempre traen alegría a toda la familia, pero resulta que ambos padres son profesionales productivos y aportan dinero al hogar, una característica propia de nuestra moderna civilización, y es precisamente allí donde surgen los primeros conflictos.
¿Quién cuidará del hogar y de los niños?, ¿Quién aporta …